Al disponer la coyunda lo mejor es tomárselo con calma con una gran cuota de calma y filosofía. Os ahorraréis muchas discusiones y tensiones. Y sobre todo ¡sed previsores! no dejéis nulidad al aventura. ¿Queda claro? Y hoy en día, vamos a explicaros los puntos fundamentales que no podéis dejar pasar.

Lo primero a la instante de arreglar tu alianza ¿te casas por la iglesia o por lo civil? Para reservar la iglesia de vuestros sueños os bastará con hablar con el vicario para ver si está libre, pero si vais a casaros en un tribunal o cabildo tendréis que esperar algo más de años. En cualquiera cuestión, lo más difícil será armonizar la data de la ceremonia con el lugar de celebración. ¿Problemas de fecha de la boda? Puede que no haya ningún problema con la parroquia, pero que justo esa fecha sea fatal para el maravilloso palacio que habéis electo. ¡Reservad lo primeramente posible! (para entonces actualmente tendréis que tener una ligera idea de a cuantas personas vais a invitar porque pocos sitios tienen una capacidad ilimitada). Pero estad continuamente con la mente abierta, es decir, no perpetuamente salen las cosas tanto queremos y hay que tener una elección B. Si vuestro mayor sueño es casaros en ese villa pero hay problemas con la parroquia a lo mejor tenéis que cambiar de iglesia. Tranquilidad, que las hay asaz bonitas y con muchas fechas disponibles.

Las fechas de alianza más complicadas son los sábados de junio, julio y septiembre. Aproximadamente todas las parejas desean casarse entonces, así que sólo tenéis que echar cuentas para ver lo difícil que resulta a veces encontrar sitio en esa era, sobre todo si queréis una de esas iglesias o lugares de celebración tan populares. ¡Tened en cuenta que hay gente que reserva hasta con dos años de anticipación! (Por cierto, muchos sitios ofrecen descuentos a las parejas que decidan festejar su enlace en los meses de época baja). Las fechas más complicadas son los sábados de junio, julio y septiembre”

Organizar las prudencia Una vez que tengamos la iglesia/juzgado y el lugar de celebración, el continuador paso en la organización de la boda es realizar las circunspección. Puntada con dejar una señal, en el asunto del ambigú, finca o aula de banquetes, y hablar con el párroco, en el lance de la iglesia. Pero esto no es todo. Si el lugar que habéis preferido para celebrarlo no ofrece comida, debéis contratar los servicios de un catering. ¿Os agobia que no os llegue el presupuesto? Tranquilos, siempre podréis negociar los pagos.

El atavío de novia de tus sueños Lugares de celebraciones para bodas Al menos seis meses antiguamente de la nupcias es el momento de buscar traje de novia. Confeccionarlo llevará alguno espacio, que puedes reducir a dos meses si eliges uno de prét à porter (listo para llevar). Pero si quieres que te lo hagan, lleva cierto recortes con ideas, el dibujante te sacará tu estilo en un minuto. Igualmente el pretendiente pasivo empezar a mirar su hábito, si bien ellos lo tienen más asequible. Si Guillermo de Inglaterra o el Príncipe Felipe están tremendamente elegantes vestidos con un impecable levita, ¿por qué tú no vas a estarlo? La combinación radica en que te sientas cómodo y en que todos tus invitados y tú mismo lleguéis a pensar que llevas este patrón de prendas las 24 horas al fecha, los 365 días al año. Te proponemos que acudas a una tienda de novios para que te aconsejen.

No lograrás ser un prometido arrollador exento una funda de popelín con doble asidero, ideal para poder debutar los espectaculares gemelos de oro de regalo de pedida, y una chalina clásica. Con ellos obtendrás un look formal pero exento perder un ápice del fascinación y el atractivo que embelesará a todas las invitadas. Para los más arriesgados, lo que se lleva son las combinaciones de chalecos estampados y una grandioso corbatín a juego. Organizar las fotos, melodía y flores Ahora le llega el renovación al operador, la tonalidad y las flores para la ceremonia. Para no volveros locas, pedid presupuesto tal máximo a terceto proveedores de cada especialidad y comparad en medio de ellos. Actualmente sabéis que quien mucho alpargata poco aprieta y lo más importante en la alianza es tener las cosas claras, por consiguiente hay muchos sectores y mil cosas que organizar. Os servirá de mucho pedirles referencia a vuestros amigos.

Organizar los papeles y máster prematrimonial También hay que aparecer a pensar en el papeleo. ¿Y el cursillo prematrimonial? En algunas parroquias se puede realizar de forma intensiva e incluso es posible hacerlo por correspondencia. No está de más que vayáis a visitar a un abogado para discutir a qué carácter de régimen económico os queréis someter. Lista de invitados No retraséis más las negociaciones familiares. ¡Cerrad ya la lista de invitados! Las invitaciones de coyunda no pueden esperar más, así que es el momento de elegirlas, recopilar todas las direcciones de los invitados y enviárselas. Antiguamente de hacerlo, seleccionad vuestra lista de esponsales, en Bodaclick.com, por supuesto. Si uno vienen de exteriormente lo ideal es que empecéis a concertar alojamientos para ellos (algunos hoteles ofrecen descuentos por grupo). Para relajaros de tanta incertidumbre, empezad a mirar actualmente el destino de vuestra luna de miel y no discutáis bajo ningún concepto, que el éxodo de novios no sea argumento de pelea. Acertar con los complementos Tres meses primeramente tendréis que ir comprando los complementos (los zapatos, el velo, los gemelos, entresacar el ramo, etc.), así tanto las alianzas y el regalo de pedida si la vais a hacer. Cómo celebrar la pedida . Es el momento de seleccionar todas las direcciones de los invitados para consignar las invitaciones”

Tan guapa La novia menos aún puede olvidarse del maquillaje ni del adorno que lucirá el gran data. Se impone una visita al peluquero para compendiar ideas. Bodaclick te aconseja que el mismo jornada que tengas una prueba de traje hagas la de maquillaje y arreglo, así sabrás si te favorece. Organizar los últimos detalles como celebrar bodas de plata de la boda Unas cuatro semanas antes del día D, hay que confeccionar las mesas. Esta es una tarea engorrosa, pero no hay más remedio que hacerla para no pagar cubiertos de más. Muchos de vuestros invitados no habrán co